Sunday, December 24, 2006

10 libros que se deshojaron durante 2006






The Hours,
de Michael Cunningham

A Home at the End of the World,
de Michael Cunnigham

La línea de la belleza,
de Allan Hollinghurst

Extremely Loud and Incredibly Close,
de Jonathan Safran Foer

Salón de belleza,
de Mario Bellatín

Los derechos de los otros. Extranjeros, residentes y ciudadanos,
de Seyla Benhabib

The Juridical Unconscious. Trials and Traumas in the Twentieth Century,
de Shoshana Felman

Las partículas elementales,
de Michell Houellebecq

Tokio Blues,
de Haruki Murakami

Carnaval de Sodoma,
de Pedro Antonio de Valdéz


7 comments:

Arkturo said...

prono os leireís el mio xD

Arkturo said...

pronto**

tnf25 said...

The Hour y The Home at The End Of The World...quiero tanto los libros como las peliculas..y ni hablar de los soundtracks.....y Tokyo Blues...wow!!!!...que bien que leiste esos libros..no te parecieron fantasticos!!!!!

Mario said...

Arkturo:

Espero leer pronto ese libro de tintes autobiográficos, que seguro estará entre lo mejor de alguno de los años próximos... Un abrazo

TNF25:

Exacto: libro, película y soundtrack en ambos casos son (cada uno a su manera) verdaderas creaciones. Particularmente, "The Hours" me enamoró instantáneamente de Cunningham... Y de Murakami, creo que fue la novela más triste que leí este año... Todos me parecieron geniales... Y los tuyos? Cuáles fueron los autores que te acompañaron este año?

herr Boigen said...

dejame ver que leí este año

"Tractado de prostitución y masturbación", Santa Rita de Acasia, s. XII

"Sermón panegírico en honor de todos los ágapes del Nuevo Mundo", s. XVII

"Manuel de lo inservible", http://herrboigen.com, s. XXI

el juntacadáveres said...

esta ocasión no coincidimos en ninguno... pero bueno... ya sabemos que tenemos nuestros pequeños templos donde coincidimos...
saludos...

Mario said...

Boigen:

El tratado de Santa Rita lo conozco a partir de un manuscrito que copió un asceta del siglo XV, fascinado por el onanismo, por lo que la parte de la prostitución la dejo inconclusa. Tendré que cotejar en la biblioteca del Vaticano, donde es un texto muy apreciado, pero de acceso restringido... El panegírico me lo tengo bien estudiado, y estoy preparando una traducción a una lengua muerta del oriente de la Ciudad de México, lo cual implicará tener trabajando a un grupo copioso de escribanos... El último texto me parece el más interesante de los tres, con perdón de Santa Rita, y creo que debería tener su traducción cinematográfica. Porque el cine es lo de hoy...

Junta:

Siempre llego tarde a la lista de los mejores libros del año. Por eso sólo consigno los que constituyeron "mi" propio año... Pero siempre quedará un espacio para leer a Pessoa y fumar, mientras da vueltas el tren de cuerda que se llama corazón... Un abrazo